Michel Polnareff o ¿ande coño he puesto yo las putas gafas?

14 de mayo de 2008 |

Bueno, este tipo fue en los años 60 y hasta los 80, lo que hubiera querido ser en la actualidad al señor Anthony (el de los Johnsons, que no me acuerdo ahora de su apellido). Que le pregunten a Elton John de donde sacó su imagen, cuando empezó a despuntar, este señor ya estaba de vuelta.

Una gran estrella en Francia, sobre todo por los sectores más "transgresores" de la canción popular francesa. Actualmente no se le tiene a la misma altura que a los grandes mitos como Gaingsbourg (loado sea su nombre una y mil veces) o Jacques Brel, pero en el país galo hay un sector de la población musical que sigue reivindicándole de forma fanática.


Bueno, el caso es que este señor comenzó con el tema de la música allá por 1964, cantando por las calles París con notable éxito además. Después vendrían premios de concursos varios y revistas de la época y su primer album que vería la luz en 1965.

Es un personaje raro, reconozcámoslo, pero no comenzó con la imagen que popularmente muestra. Sus famosas gafas las incorporaría ya en los 70 a su imagen. Antes se le veía la cara y tenía los pelos como lamidos por una vaca.

El caso es que este buen señor venía de aprender música (concretametne piano) con los mejores maestros franceses, además de que su padre fue un muy prestigioso pianista que colaboró en repetidas ocasiones con la mismísima Edith Piaf. Lo que le convirtió en un magnífico pianista y un gran cantante.

Lo que pasa es que el muchacho salió rebelde y gay. En aquella época se podía ser lo primero y cantarlo al viento, no pasaba nada, pero lo segundo había que llevarlo casi de tapadillo. Este señor juntó ambas cosas e iba por la vida de rebelde y gay reivindicativo, algo que desde luego no le sirvió para ser incluido entre un grande entre los grandes como realmente se merece. Además su imagen no ayudaba mucho, ciertamente. Una cosa era ir de borracho mujeriego (Gaingsbourg) o de dandy elegante (Brel) y otra muy distinta de sarasa orgullosa. Así que se le dejó en un segundo plano de la popularidad, aunque lo quie sí hizo fue que sus seguidores fueran aún más fuertes.

Para que se fijen en el nivelazo de este señor, el mismísimo Jimmy Page grabó en varias ocasiones con él.

"L'amour avec toi" fue su primer gran escándalo aunque no fuera su primer éxito y por razones obvias en una Francia puritana de los 70.

En el año 1975 se marchó a California, donde ha vivido hasta ahora y lo hizo para huir de la persecución a la que se le sometió en Francia. Ahora ha regresado con más que notable éxito, una primera gira por Francia el pasado año reventó estadios y más. Acaba de sacar una recopilación de sus éxitos, que servidor anda buscando como loco, pero aquí no es posible encontrarla.

Bueno, a lo que vamos, que busquen ustedes discos de este señor que son auténticas joyas, que están a la altura de cualquier genio de la chanson (o como cojones se escriba) y que fue denostado y vilipendiado por las hordas más reaccionarias de la sociedad francesa que parece que ultimamente tienen tanto éxito en el siglo XXI. Busquen sobre todo álbumes de los últimos 60 y toda la década de los 70, los de los 80 son algo más flojos, la verdad.

Les dejo una de sus canciones má representativas suyas "Je Suiss Un Homme"



2 comentarios:

Mondo Gitane dijo...

Necesito una box set de este pollo pero ya. Excelente semblanza del rey del gruyere frito. Y el cantautor, lo que está aprendiendo...

Correoradelamuerte dijo...

Hay que ser tulusén para dar un poco de miedo...
¡Poco más macarra que la Binoche cantando!