Wesley Willis o la llamada de los demonios

7 de noviembre de 2007 |

¿Quién puede cantar un rock’n’roll a McDonalds y sus hamburguesas?, el gran Wesley Willis.

Grande no solo por su legado musical (más de 1000 canciones) y gráfico, sino también por su enorme estatura y peso (1’98m x 160 kg.)

Aqueste esquizofrénico se hizo un rincón en el mundo del rock gracias a que unos cuantos niñatos rockeros se fijaron en él cuando pintaba y cantaba en las calles de una gran ciudad de los EE.UU.

Este buen señor no solo hacía alegatos a favor de McDonalds frente a Burger King, sino que además realizaba grandes temas sobre temas tan variopintos como “Casper the Homosexual Friendly Ghost”, “My Mother Smokes Crack Rocks”, “Fuck With Me and Find Out” o el imprescindible “I Whipped Batman’s Ass” entre otros muchos títulos (sobre este último tema habría multitud de variedades como “I Whipped Spiderman’s Ass”, “I Whipped Mighty Thor’s Ass”, “I Whipped Robin’s Ass” y “I Wupped Batman’s Ass”).


Todo comenzó en el año 1989 cuando nuestro cantante callejero empezó a escuchar “esas voces” que él vino a llamar “demon voices”, es más, llegó a ponerle nombre a cada uno de estos demonios, así, a ratos, a este señor le hablaban “Heartbreaker”, “Meansucker” y “Nervewrecker” y con ellos convivió hasta el fin de sus días (en 2003). A partir de ahí cogió su caja de rotuladores y unas cuantas hojas y cuadernos y se puso a hacer en la calle bonitos dibujos llenos de colorido que después servirían para ilustrar las portadas de sus discos.


Corría el año 92 cuando varios artistas locales de Chicago, tras escucharle por las calles de esta ciudad, le empujan a crear una banda hardrock llamada The Wesley Willis Fiasco, un auténtico pasmo de sonido y letras delirantes.

Comenzaron sus conciertos y American Recordings se fijó en el impacto underground que el tipo estaba teniendo y fichó a la banda. A partir de ahí, colaboraciones con bandas canadienses, carrera en solitario y más y más discos.

Sus temas son siempre iguales, una parrfada de unos cuatro versos donde el tipo destripa de qué va el tema, luego una melodía básica de tres acordes y una retaíla de versos y estrofas que acaban perdiendo el sentido al final. Normalmente reutilizaba bases y acordes para el grueso de sus temas, cambiando las letras unicamente.

Incluso hubo gente que le hizo una película-documental que lleva por título “The Daddy of Rock’n’Roll” llevado a cabo por Daniel Bitton (aún se puede adquirir en algunas webs de películas).



Se han declarado fans suyos gente como Pearl Jam o los mismísimos Smashing Pumpkins (ahora se entienden muchas de las idas de olla de las actuales estrellas del rock).

Entre muchas de sus peculiaridades destacaba la manía de, en sus conciertos, darse de cabezazos con sus fans.

En el año 2002 se le diagnosticó una leucemia que acabaría con él al año siguiente, tenía 40 años.

Paladín del punk-rock americano sin saberlo, robinjud de los street singers, modelo musical a seguir por muchos, gran Dios freak de los '90s.

Si quieren tener una idea global de su trabajo, háganse con el disco "Greatest Hits" (cualquiera de sus tres volúmenes o todos, atrévanse) y paladeen todos sus “grandes éxitos”, no les defraudará a buen seguro.


Los dibujos de Wesley los hemos tomado de la web http://www.wesleywillisart.com/ donde se puede disfrutar de más dibujos suyos e incluso comprarlos a través de eBay.



6 comentarios:

Mondo Gitane dijo...

Este menda sí que es oscuro, jua jua jua...

Mondo Bolero dijo...

joder que madrugador

Mondo Gitane dijo...

No le conocía, un guapo descubrimiento, ese documental tiene una buenísima pinta.

pepeltenso dijo...

jejejeje, sabía que te llamaría la atención

tribeca dijo...

Me mola mil sus dibujos y la historia está muy interesante.

Mondo Gitane dijo...

joder tron, en la primera afoto parece sostener una estilizada hipodérmica de polígano industrial..